Contacto

Una Joya Grande en turismo hondureño

EN Turismo |  noviembre 18, 2010

El zoológico incluye un eco-parque con piscina, cabañas, restaurante, área de juegos de niños y cuevas naturales que han sido acondicionadas.

María José Saavedra

Es un zoológico, un parque, un hotel y una zona propicia para practicar deportes extremos. Su nombre es Joya Grande y se ha convertido en un polo único en el desarrollo turístico de Honduras.
El zoológico y eco-parque Joya Grande es una inversión millonaria ejecutada por una sociedad de 14 a 15 hondureños, ubicada en Santa Cruz de Yojoa, en el departamento de Cortés, a hora y media de San Pedro Sula, una de las principales ciudades de Honduras.
La construcción, en las más de 600 manzanas, inició hace dos años y medio, pero desde hace nueve meses se abrió por primera vez al público, manifestó Medardo Altamirano, gerente de operaciones del lugar.
Guillermo Janser, gerente general del zoológico, destacó entre las especies exóticas con las que cuenta al león africano, los avestruces, pavos reales, búfalos de agua, jirafa y cocodrilo americano, y entre las especies locales, el venado cola blanca, tepezcuintles, guatusa, iguanas, cocodrilos, guaras, coyotes, ardillas, tigrillos y monos carablanca y aulladores.

Entre los atractivos para gozarse en el futuro se incluye una iglesia, una piscina, una pasarela que acompaña a la quebrada que ronda el terreno, entre otros.
Sin embargo, la parte del zoológico está casi instalada. Se calculan no menos de 10 especies de aves, otras 10 especies entre carnívoros, mamíferos y anfibios, como cocodrilos y un hipopótamo. La variedad y cantidad de animales sigue en aumento.

Los deportes extremos ya instalados van desde canopy, cuatrimoto, bicicleta en montana y recorrido por la quebrada con un anfibio acuático.

Altamirano comenta que desde que abrieron, la llegada de los visitantes –tanto extranjeros como nacionales– oscila entre las 400 a 600 personas a la semana. La mayoría de ellos llegan en grupos de más de 20 personas, a quienes se les aplica un descuento del 20%, por la cantidad, agregó.

Y para los que gozan de lo arqueológico, durante la construcción se descubrieron cuevas precolombinas.

Los precios varían de acuerdo a la actividad que realice y la cantidad de personas. 
Por ejemplo, el recorrido de 30 minutos en el anfibio acuático por la quebrada para dos personas cuesta $21, el canopy con una ruta de 14 cables para una persona tiene un costo de $15, y la entrada para adultos $10, tercera edad $8 y niños $5.

$150
es el costo de una cabaña sencilla para cuatro personas por noche. Y el doble para una  de ocho personas.

Zoológico y más
 La inversión millonaria de este parque conjuga varios atractivos.

 Animales
 La variedad de animales es grande. Hay tres leones, pumas, cocodrilos, un pony, un minipony, monos, micoleones, venados, búfalos. Las especies de las aves van desde avestruces, pavos reales, loras, gansos y más.

 Cultivos
 En una parte de la tierra hay manzanas de cultivos que son para sustento de los más de 130 empleados que allí laboran. Cultivan arroz, plátano, pepino y rábano.

 Iglesia
 El parque cuenta con un espacio designado para la próxima construcción de una iglesia, pues los inversionistas del lugar profesan la fe cristiana.

Be Sociable, Share!